El misterio del polvo de estrellas al descubierto

Los científicos llevan décadas intentando averiguar cómo las estrellas dejan escapar antes de morir su “polvo estelar”, que en un futuro formará planetas (este fenómeno lo explicamos a continuación). Ahora, un grupo de científicos de Europa y Australia ha logrado descifrar esta incógnita. Según explica, el efecto producido es similar a una tormenta de arena.

Las estrellas moribundas lanzan al espacio una gran parte de su masa hacia el espacio. Posteriormente, estas partículas de polvo y material se desplazarán en el espacio hasta pasar a formar nuevos planetas o incorporarse a nebulosas con cunas de estrellas. La cuestión es, ¿cómo se desprenden esas partículas? Hace unos días lo ha descubierto un equipo de astrónomos que estaban estudiando la muerte de tres gigantes rojas, un tipo de estrellas en las que el hidrógeno que tenían en su núcleo se ha transformado en helio con el paso de los milenios.

Para poder hacer este descubrimiento, los investigadores hicieron uso del telescopio VLT (Very Large Telescope en inglés, Telescopio Muy Grande en español), un potente instrumento de la Agencia Espacial Europea, en Atacama, con la meta de detectar partículas de polvo y silicio estelar de apenas una millonésima de metro de longitud.

Telescopio VLT, situado en la Agencia Espacial Europea

Hasta ahora, lo que se pensaba era que el polvo estelar se formaba alrededor de los astros y que absorbía su luz hasta ser expulsados a gran velocidad. No obstante, los modelos computarizados que hacían simulaciones de este fenómeno llevan a pensar que estas partículas se evaporarían antes de ser lanzadas al recibir tanto calor. Pero los astrónomos descubrieron que los granos de silicio, que forman ese polvo estelar, tienen un tamaño mucho mayor de lo pensado, y que no absorben la luz, sino que la reflejan cual diminutos espejos, adoptando una temperatura que no puede provocar su destrucción.

 Tormenta de arena en Kuwait, que arrasó la ciudad el 25 de marzo de 2011

Provocando un efecto muy parecido al de una tormenta de arena, las partículas estelares pueden alcanzar más de 30.000 km por hora. Además, las tormentas producidas al final de la vida de una estrella generan unos vientos 100 millones de veces superiores al viento solar. Un último dato: los científicos estiman que el Sol no iniciará ese proceso hasta dentro de unos cinco mil millones de años (así que de 2012, nada).

About these ads

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s