¿Por qué se forman las pelusas?

Aunque cada día pases el plumero por las estanterías y barras o aspires la casa, siempre habrá más de una pelusa en algún rincón de una habitación, desde debajo de los muebles hasta encima de las alfombras. La pregunta es, ¿por qué se forman? Aquí te lo respondemos.

El secreto está en los movimientos que se producen en la casa: cuantos más movimientos, más pelusas. Una pelusa se origina a partir de un pelo. Este pelo va uniéndose, mediante atracción electrostática, más pelos, polvo, piel muerta, telarañas o fibras, que van aumentando su tamaño.

Las pelusas de la secadora también se forman por el efecto triboeléctrico

Ahora explicamos eso de “atracción electrostática”. Cuando un pelo se cae, consigue una carga eléctrica, positiva o negativa dependiendo de las circunstancias, que surge por el roce de nuestros movimientos (pasos, corrientes de aire, etc.). Con esta carga, el pelo atrae a las partículas de carga contraria que tenga alrededor.

Este efecto se denomina efecto triboeléctrico, y es el mismo que se produce, por ejemplo, al frotar un bolígrafo de plástico con un trapo o un jersey: el frotamiento le proporciona al bolígrafo una carga negativa que consigue atraer a cuerpos como el papel. Este efecto también genera la pelusilla del ombligo, está formada por fibras de ropa mezcladas con vello y piel muerta. Este descubrimiento se ganó el Premio IgNobel en 2002.

About these ads

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s