Especial: ¡el Curiosity llegó a Marte!

Hacía tan solo 8 meses, la NASA hacía despegar el explorador espacial Rover Curiosity hacia Marte. Ayer, a las 5:31 GMT (las 07:31 en España), el vehículo aterrizaba sobre la superficie del planeta rojo tras lograr combatir “siete minutos de terror”. Curiosity culminó así un viaje de 567 millones de kilómetros, iniciando una misión de (en principio) dos años que tratará de buscar pruebas de vida marciana.

«Estoy entero y salvo en la superficie de Marte» y «cráter Gale, aquí estoy» fueron los mensajes que hicieron a toda una sala estallar en aplausos y abrazos, en el Laboratorio de Propulsión situado en Pasadena, California. Los mensajes fueron enviados a cientos de millones de kilómetros, desde el planeta rojo, y publicados en el blog de la NASA un minuto después de que aterrizase el Curiosity, a las 05:32 GMT.

Primera imagen de Marte tomada por el Rover Curiosity

Pero antes de las celebraciones en el laboratorio hubo siete minutos de gran tensión, que comenzaron cuando el explorador se encontró a 11.000 metros de altura de Marte. En este momento, la cápsula que contenía al Rover Curiosity desplegó un gran paracaídas que le ayudó a frenar el descenso; y, a unos 20 metros, una grúa bajó el vehículo, dejando todo listo para que este comenzara a internarse por nuestro planeta vecino.

El presidente de EE.UU., Barak Obama, coincidió con la NASA en que la misión fue «una proeza tecnológica sin precedentes, que será recordada en el futuro como un hito de orgullo nacional». La agencia espacial la consideró como la más compleja operación robótica en la historia de la exploración espacial.

Así fue cómo descendió el explorador al planeta marciano

En los próximos dos años, la nueva misión de la NASA será explorar el tan misterioso cráter Gale, cuya fosa mide 154 km de ancho en el suelo, y que tiene almacenados más de 5 kilómetros de escombros, siendo cada vez más. El cráter está situado al sur del planeta, en el llamado Monte Sharp.

El enigmático cráter Gale, situado en el Monte Sharp marciano

España no se quedó sin participar en la operación, y ha aportado la estación medioambiental, que se encargará de medir la temperatura del suelo, el aire, la presión y la radiación ultravioleta. También ha proporcionado una antena que falicitará el envío de datos entre el explorador y la Tierra.

About these ads

Escribe un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s